Tu plan para manejar los síntomas

Your plan for managing juvenile idiopathic arthritis (JIA) symptoms-CAN [ Spanish ]

PDF download is not available for Arabic and Urdu languages at this time. Please use the browser print function instead.

 

Es posible que hayas tenido dolor, el entumecimiento y fatiga por un tiempo. Es importante darse cuenta de que estos síntomas no desparecerán de repente.

Sin embargo, a medida que aprendas más formas de reducir tus síntomas y que practiques estas estrategias hasta que se conviertan en hábitos normales, es probable que veas mejoras graduales, también es posible que te empieces a sentir mejor y más capaz de hacer cosas. Presta atención a los pequeños cambios positivos y recompénsate por ellos.

Cómo controlar tus síntomas

Debido al hecho de que los síntomas pueden cambiar en el tiempo, algunos jóvenes encuentran que es útil llevar un diario de anotaciones o diario personal para registrar estos cambios y qué es lo que funciona para controlar estos síntomas. Es importante llevar un registro de tu nivel de energía, tu comodidad y tus actividades (qué es lo que puedes hacer). Este diario se debe llevar por un periodo corto de tiempo para identificar qué ayuda a reducir tus síntomas. Esta información también puede ayudarte para conversar con tu médico acerca de estos síntomas y para identificar las formas de manejarlos.

Intenta llevar un registro de qué tan bien funcionan tus medicamentos, los métodos físicos y las estrategias de adaptación para manejar los síntomas más problemáticos dentro de la próxima semana al utilizar “Mi diario de anotaciones”. Tu promotor de salud revisará el diario contigo al final de la semana.

Reconocer los síntomas

Es importante reconocer qué causa el dolor, el entumecimiento y la fatiga y cómo lidiar con esos síntomas antes de que se vuelvan más difíciles de manejar. Esto significa tener un plan que prevenga estos síntomas y que a la vez sirva para manejarlos si se desarrollan. Si esperas a que estos síntomas sean graves, estas estrategias pude que tampoco funcionen. Además, el uso del diario de anotaciones sirve para llevar un registro de cuáles son las estrategias que han funcionado mejor con respecto a tus síntomas.

Planear la estrategia

La estrategia para lidiar con tus síntomas puede variar en función de la situación en la que te encuentres. Por ejemplo: puede que necesites un plan diferente para la escuela que para el hogar. No existe una única forma de lidiar con tus síntomas. Algunas estrategias serán más efectivas que otras. Analiza tus opciones con tu médico y elije el plan que mejor funcione en tu caso.

Llevar a cabo el plan

Una vez que hayas delineado el plan, síguelo. Se necesita de práctica para aprender cómo hacer que tu plan sea efectivo. Tu plan puede incluir relajación y hacer los estiramientos en la cama antes de levantarte y luego darte una ducha caliente cada mañana. Si te mantienes apegado a tu plan, esto reducirá el entumecimiento y el dolor en tus articulaciones.

Evaluar y cambiar el plan de ser necesario

El controlar tu dolor, fatiga y rigidez articular es solo cuestión de descubrir qué funciona y qué no funciona para ti. Si has estado probando un plan durante un tiempo y no está funcionando, considera cambiar ese plan. También puede ser necesario modificar tu plan a medida que las cosas cambien con la AIJ o en tu vida. Por ejemplo, es posible que tengas que cambiar tu plan al terminar la escuela secundaria y pasar a la universidad. Es importante hablar con el personal de tu equipo de cuidados de salud sobre tu plan y sobre cómo lo estás sobrellevando. Ellos pueden presentarte buenas sugerencias para mejorar el plan.

Mantén una actitud positiva en lo referente a tu afección. Aunque mantenerse siempre positivo puede ser difícil, especialmente cuando no te sientes bien, mantener una actitud positiva te permitirá modificar tu plan mejor y probar otras estrategias. No olvides darte el reconocimiento que te mereces por tus esfuerzos. Date una palmadita en la espalda por intentarlo, aunque no consideres que hayas logrado los resultados que querías. Es posible que tengas que revisar tus objetivos, ajustar tus expectativas o tomarte las cosas con más calma de lo que habías planeado al principio. Recompénsate a ti mismo/a regularmente mientras trabajes para reducir tus síntomas. Mantener una actitud positiva puede ayudarte a seguir centrándote en tus objetivos, así como a tener más confianza en que lograrás cumplirlos.

Establecer objetivos: tu plan para manejar los síntomas

Es necesario establecer objetivos para reducir los síntomas e incrementar tu capacidad de realizar cosas importantes en tu vida.

¿Cuáles son tus objetivos S.M.A.R.T. (INTELIGENTES)? Recuerda que dichos objetivos son:

  • específicos,
  • medibles,
  • alcanzables,
  • realistas,
  • oportunos, o sea que se pueden alcanzar dentro de un periodo de tiempo realista.
Last updated: enero 31 2018