¿Qué es el dolor?

What is pain?-CAN [ Spanish ]

PDF download is not available for Arabic and Urdu languages at this time. Please use the browser print function instead.

Todos hemos experimentado dolor, ya sea por una aguja, un corte o debido a algo más duradero en el tiempo como la AIJ.

Es difícil entender el dolor de los demás porque es algo muy personal. Puede ser complicado que las personas que te rodean entiendan cuánto dolor estás sufriendo cuando probablemente no tengas señales visibles de lesiones como ser cortes, moretones o articulaciones inflamadas. Esto sería como describirle a alguien el gusto del chocolate cuando esa persona nunca lo ha probado.

¿Te has preguntado alguna vez por qué sientes dolor? El dolor es un sistema corporal de alerta que indica que algo no está bien. Las células nerviosas, también llamadas neuronas, envían señales de cada uno de tus sentidos (como ser: el tacto y la audición) al cerebro. Algunas neuronas que se encuentran en la piel o en otros tejidos corporales son las responsables de enviar las señales de dolor al cerebro. Cuando se estimula a estas neuronas del dolor (por ejemplo: ejerciendo presión o calor sobre ellas), estas envían señales eléctricas y químicas a través de la columna dorsal al cerebro que pueden interpretarse como dolor.

El dolor agudo

El dolor agudo se denomina dolor común o nociceptivo. Se trata de una sensación útil porque nos protege para que no nos hagamos daño. Si no sintiéramos dolor, podríamos quemarnos los dedos con la cocina o no saber si padecemos de un problema grave.

El dolor agudo es lo que sientes cuando los nervios normales envían mensajes desde una parte lesionada del cuerpo. Este es el tipo de sufrimiento que sientes cuando te inyectan una aguja para hacerte análisis sanguíneos o en una articulación inflamada. Este dolor es temporario, puede durar unos minutos o varias semanas. El dolor agudo desaparece cuando el cerebro piensa que la parte lesionada del cuerpo ha sanado.

El dolor crónico

El dolor crónico se refiere a la clase de dolor que ha durado al menos tres meses. Este tipo de sufrimiento, a diferencia del dolor agudo, no cumple un propósito útil como el de avisarnos acerca de algo perjudicial. Por ejemplo: en algunas formas de dolor crónico, los nervios se confunden y envían señales de dolor al cerebro cuando en realidad no se ha sufrido una lesión. Aunque no se conocen en totalidad cuáles son las causas del dolor crónico, se sabe que este tipo de dolor puede desarrollarse por lesiones repetidas. Como consecuencia, a veces es posible que padezcas de dolor crónico con la AIJ debido a que ha habido una lesión repetida o en curso en una sola articulación o en más de una de ellas.

Cómo sentimos el dolor

src="https://jiastudy.aboutkidshealth.ca/jia/Style%20Library/AKH/swfanimations/swf.html?swffile=HowWeFeelPain_teen_MED_ANI_ES.swf"

Los expertos creen que existen muchas razones importantes por las cuales persiste el dolor, con la inclusión de:

  • Tu fisiología, es decir la manera en que está compuesto tu cuerpo.
  • La forma en que tu cuerpo responde al estrés emocional y físico.
  • Tu humor y tus creencias.
  • La forma en que tus padres y tus amigos te responden.

La buena noticia es que puedes aprender nuevas formas de pensar, sentir y actuar. Esto puede ayudar en la manera en que tu cuerpo experimenta el dolor.

Cómo manejar tu dolor

Es posible transformar tu dolor. Es posible cambiar el dolor al detener las señales que llegan a tu cerebro. Estas señales se pueden reducir o bloquear en cualquier punto del trayecto del dolor. Esto se puede realizar a través de medicamentos y métodos no farmacológicos que incluyen procedimientos físicos y estrategias de adaptación. Es posible que no se pueda eliminar todo el dolor debido a la AIJ, no obstante, existen cosas que se pueden hacer para reducir el sufrimiento a niveles en los que aun te permitirán hacer aquello que quieres.

Es posible transformar tu dolor usando:

Las páginas que forman esta sección brindan información acerca de las diferentes formas de manejar el dolor.

Last updated: enero 31 2018