Sentirte bien contigo mismo

Feeling good about yourself during cancer treatment [ Spanish ]

PDF download is not available for Arabic and Urdu languages at this time. Please use the browser print function instead.

Cuando eres adolescente atraviesas muchos cambios en tu cuerpo que pueden ser difíciles de sobrellevar. También es posible que tengas que enfrentar los cambios físicos relacionados con la AIJ lo cual puede complicar las cosas. Tu autoestima y tu imagen corporal pueden afectar tu capacidad para sobrellevar estos cambios corporales.

La autoestima y la imagen corporal

La autoestima consiste en cuánto te valoras a ti mismo o cuánto sientes que vales. La autoestima es importante porque sentirse bien con uno mismo puede afectar el modo en que actúas. Si tu autoestima es elevada, te sentirás más feliz. Será más sencillo enfrentar los errores. Tendrás más probabilidades de continuar con algo hasta que tengas éxito.

La imagen corporal está más relacionada con cómo te sientes sobre tu propia apariencia física.

Para muchos adolecentes, la imagen corporal está muy relacionada con la autoestima. Esto se debe a que los adolescentes tienden a preocuparse más de cómo los ven otras personas, como sus amigos.

Influencias en tu autoestima

Hay muchas cosas que pueden influenciar tu autoestima. Algunas de ellas incluyen:

La pubertad

Durante la pubertad, ocurren cambios físicos que en combinación con el deseo de sentirte aceptado pueden causar que te compares con otras personas. Es posible que hayas experimentado esto. ¿Te has comparado con otras personas a tu alrededor o con celebridades de televisión, de las películas o las revistas? Si te encuentras haciendo esto, recuerda que no tiene sentido compararte con otros porque los cambios que ocurren en la pubertad son distintos para todas las personas. Algunos jóvenes se desarrollan antes y otros después.

Los cambios de la pubertad pueden afectar lo que sientes sobre ti mismo. Puedes sentirte incómodo con los cambios o quizás desearías que te estuvieras desarrollando más rápido. Las chicas pueden sentir la presión de ser delgadas mientras que los chicos pueden sentir que no son lo suficientemente musculosos.

Influencias externas

Factores como las imágenes de los medios de comunicación pueden afectar tu imagen corporal a través de una exposición repetitiva a imágenes de mujeres flacas y hombres inflados. También puedes experimentar comentarios negativos o burlas sobre tu apariencia por parte de tus compañeros de clase o tus pares de la escuela. A pesar de que estos comentarios a menudo surgen de la ignorancia de la persona que los hace, a veces pueden afectar tu imagen corporal y tu autoestima.

Éxito

Hacer cosas que puedes completar o que haces bien es fantástico para tu autoestima. Esto puede consistir en tocar en un grupo, nadar, ir al a escuela o escribir un blog. Encontrar algo que te encanta y para lo que eres bueno puede ayudar a construir tu autoestima.

Cambios en tus relaciones

A medida que tú y tus amigos maduran puede que descubras que las relaciones también están cambiando. Comienzas nuevas relaciones. A veces las viejas amistades terminan cuando las personas se distancian. Esto puede ser un desafío, pero es una parte normal del crecimiento. Cambiar de amigos y relaciones puede afectar tu autoestima. Recuerda que esto es normal a medida que las personas maduran. Si te entristece habla con un adulto en quien confíes.

Tener una enfermedad crónica

En ocasiones tener una enfermedad crónica como la AIJ puede afectar cómo te sientes sobre ti mismo. ¿Alguna vez te has preguntado "¿Por qué yo? ¿Por qué tengo que tener AIJ?"? Esto puede ser aún más cierto si te ves diferente de tus amigos debido a los efectos secundarios de la medicación de corticoesteroides. También puedes sentirte de este modo si hay cosas que no puedes hacer debido a la AIJ, como participar de los deportes o de otras actividades recreativas. Además es posible que te preocupes acerca de cómo afectará tu futuro la AIJ en cosas como ir a la universidad, encontrar un trabajo, casarte o tener niños.

Consejos para mantener una imagen corporal y una autoestima sanas

  • Cuando te encuentres con pensamientos negativos, intenta abordar el pensamiento desde un punto de vista más positivo o que no te menosprecie tanto. Hasta puedes utilizar algunas de las técnicas de distracción, como detener el pensamiento, que aprendiste en la sesión 9.
  • Acepta que cometerás errores porque todos lo hacemos. Nadie es perfecto. ¡Los errores son parte del aprendizaje!
  • Experimenta con actividades diferentes que te ayuden a explorar los distintos talentos que puedas tener. Luego podrás sentirte orgulloso de las nuevas habilidades que has desarrollado.
  • Si no estás contento con algo de ti mismo que puedes modificar, entonces trabaja para hacerlo. Por ejemplo, si quieres ponerte en forma, prepara un plan de ejercicios diarios y consume alimentos nutritivos.
  • Piensa qué deseas lograr a corto y largo plazo. Luego prepara un plan sobre cómo hacerlo. Sigue tu plan y lleva un registro de tu progreso.
  • ¡Haz ejercicio! Hacer ejercicio puede ayudar a aliviar los síntomas de la AIJ. ¡Puede hacerte más sano y más feliz! Pasa tiempo con amigos y familia que sean importantes para ti y haz cosas que te gusten mucho. ¡Pásala bien!
  • Participa en un evento de caridad en la comunidad, ofrece tu tiempo como voluntario en el hospital o incluso haz de tutor para un compañero de clase que esté teniendo dificultades. Sentir que marcas la diferencia y que tu ayuda es apreciada puede contribuir mucho a mejorar tu autoestima.

En ocasiones una autoestima y una imagen corporal bajas pueden ser demasiado que sobrellevar. Si te sientes así, puede ser de ayuda hablar con tus padres, un asesor, un trabajador social o incluso tu médico. Pueden ayudarte a poner tus pensamientos en perspectiva y hacerte comentarios positivos. También puedes comunicarte con Kids Help Phone [Teléfono de ayuda para niños] (1-800-668-6868) y hablar con un asesor.

Last updated: enero 31 2018